Consecuencias del Brexit en el comercio electrónico

Consecuencias del Brexit en el comercio electrónico

Quizá no nos hayamos dado cuenta pero, además de a los procesos tradicionales de exportación e importación, el Brexit por supuesto afectará, y mucho, al sector del eCommerce entre el Reino Unido y el resto de Europa (y del mundo).

Aunque, por su regulación actual, el Reino Unido es, después de Alemania, el segundo territorio europeo con mayor facilidad para los negocios, con la llegada del Brexit esto podría cambiar por completo.

La idea inicial es que se produzca un acuerdo entre Reino Unido y Bruselas que evite que la situación afecte de manera considerable a compradores y empresas. Sin embargo, es posible que no se llegue a un acuerdo en torno al comercio online, por lo que se debe valorar en qué medida afectará el Brexit a cada cual para poder tener un plan B y ejecutarlo en caso de necesidad.

¿Cómo afectará el Brexit al comercio electrónico con el Reino Unido?

El Reino Unido es hoy en día, uno de los países en los que mayor porcentaje de personas realizan compras online del continente europeo. “A pesar de que aún no sabemos cómo afectará el Brexit a la libra esterlina, moneda oficial del Reino Unido, por la experiencia que ya tenemos del sector de la compra-venta online, sabemos que este se verá perjudicado por determinados factores que todos, vendedores y compradores, tanto europeos como no europeos, deberemos tener en cuenta a la hora de plantearnos si merecerá la pena o no invertir en el comercio digital con y hacia el Reino Unido”, explica Tino Hyland, director general de Hyland Shipping.

De hecho, según un reciente estudio de Ecommerce Foundation, el comercio online entre países con fronteras comerciales sigue representando retos como, sobre todo, la velocidad en la entrega que, por norma general, es mayor que la que se indica al usuario cuando compra el producto.

Pero, además, se detectan otros retos, como los daños ocasionados a los productos o servicios cuando llegan al comprador, los problemas de fraude, la dificultad relativa a las quejas y reparaciones, los fallos técnicos, las dificultades para encontrar información con respecto a las garantías u otros derechos legales o bien el hecho de que algunas empresas no comercializan sus productos en determinados países y, por tanto, los compradores no tienen opción de obtenerlos.

Las consecuencias del Brexit sobre el comercio electrónico son las siguientes:

Cambios en legislación y normativa. Al convertirse el Reino Unido en tercer país de cara a la Unión Europea y, por tanto, pasar a operar como cualquier otro país del mundo, es muy probable que cambie su legislación interna, así como las normativas con respecto al comercio electrónico, a los derechos y la protección de los consumidores y sobre determinados productos, factores que seguro dificultarán la fluidez de las relaciones comerciales que han existido hasta el momento.

El Reino Unido ha sido, histórica y estratégicamente, un mercado clave para empresas externas a la UE que se han establecido en este territorio para acercarse al resto de países vecinos. Sin embargo, ya sabemos de algunas empresas que, desde el anuncio del Brexit, han optado por trasladar su sede europea a otro país y de otros que están llevando a cabo sus propios acuerdos comerciales privados con aquellos países y empresas de la UE que más les interesan a nivel comercial.

Mismos productos y servicios, precios más altos. Con la salida del Reino Unido de la UE la libra esterlina se depreciará y, a su vez, los productos experimentarán una subida de precios, tanto por los costes puramente administrativos, como por los aranceles e impuestos que se impondrán a los productos extranjeros en las aduanas y los costes por el mantenimiento del producto en espera, hasta tener luz verde para su envío al consumidor final.

Dificultades de los Ecommerce para encontrar personal especializado. El Brexit implicará una fuga de talentos hacia otros países europeos e internacionales, por lo que, además de todo lo anterior, las empresas de comercio electrónico podrán encontrar dificultades para contratar talento y personal cualificado lo que, al fin y al cabo, se podría traducir en una grave pérdida de beneficios para las empresas. La salida del Reino Unido de la Unión Europea implica que se requerirá que las personas extranjeras tengan visados especiales para trabajar en el territorio, por lo que los procesos de selección podrán alargarse, encarecerse y convertirse en un imposible.

Falta de confianza de los consumidores. Al no formar parte de la Unión Europea y, por ende, no cumplir sus productos y servicios con la misma regulación ni requisitos que los europeos (sello Trusted Shops), se podrá percibir un descenso en la confianza de los consumidores extranjeros en los productos y servicios comercializados desde los países que forman parte del Reino Unido. “Además de ello, los consumidores podrán sentir desconfianza por el hecho de que el Reino Unido no se regirá por la misma legislación en cuanto a protección de datos personales, lo que presumiblemente no asegurará que la información privada lo siga siendo”, concluye Hyland.

En Hyland Shipping llevamos más de 35 años trasladando mercancías de usuarios y empresas por tierra, mar y aire desde Irlanda hacia países de la Unión Europea y Turquía, y viceversa. Ahora, más que nunca, podemos ayudarte a superar los obstáculos del Brexit para que tu Ecommerce no se resienta. ¿Deseas conocer nuestros servicios? Ponte en contacto con nosotros sin compromiso.

Leave a Reply

Your email address will not be published.