Transporte terrestre de mercancías: ¿En qué casos se recomienda?

Transporte terrestre de mercancías: ¿En qué casos se recomienda?

Land freight transport

El transporte terrestre de mercancías engloba todos los medios de transporte que, para su uso, emplean vías terrestres como carreteras, autopistas, autovías, vías rápidas o vías ferroviarias.

Se trata del medio de transporte más económico y flexible, sobre todo cuando hablamos de países cercanos o relativamente cercanos. De hecho, según datos de Eurostat, oficina de estadística europea, la mayor parte del transporte terrestre por carretera (cerca de un 90% del total), va desde los 50 hasta los 1999 kilómetros, siendo las franjas de distancia que mayor incremento han tenido en los últimos años las de los recorridos de 300 a 499 kilómetros y 1000 a 1999 kilómetros. 

No obstante, hoy en día también es posible transportar mercancías a largas distancias vía terrestre de manera eficiente, pues en Europa contamos con una espectacular red de carreteras de miles de kilómetros y con vías férreas interconectadas. Aunque, por supuesto, todavía falta mucho por hacer.

El transporte terrestre, además ser un medio de transporte completo como tal, tiene la característica de que forma parte de la cadena logística en combinación con otros tipos de transporte, como el aéreo o el marítimo, completando el sistema para que las mercancías lleguen a su destino de forma rápida y segura.

En el transporte terrestre de mercancías el rey es el transporte por carretera, pues es el medio más frecuentemente utilizado, tanto por importadores como por exportadores, más que el ferrocarril. Los propios datos lo reflejan: según ACEA (Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles), cada día, alrededor de 6 millones de camiones transitan las carreteras de la Unión Europea.

¿En qué consiste el transporte terrestre de mercancías?

El transporte terrestre de mercancías comprende el transporte ferroviario y el transporte por carretera.

El transporte ferroviario se emplea, sobre todo, en el traslado de mercancías a media o larga distancia. Es más lento que el de carretera y necesita infraestructuras, pero también es un medio económico que permite transportar cualquier tipo de mercancía sin contar con los inconvenientes del tráfico y los accidentes. También es más respetuoso con el medio ambiente.

El transporte por carretera se emplea principalmente en cortas y medias distancias, aunque también es capaz de cubrir largas distancias. Es más rápido, autónomo y eficiente que el ferroviario, aunque más limitado y cuenta con un índice de siniestralidad más elevado.

Existen varios tipos de carga de mercancías en el transporte por carretera:

  • Grupaje: cuando la mercancía de un solo cliente no va a ocupar la carga completa de un camión, se emplea el grupaje o la modalidad de carga fraccionada o combinada. De esta forma, la carga del camión estará formada por las mercancías de varios clientes diferentes que desean trasladar sus productos a cualquier otra parte del mundo. Puede ser de paquetería o paletería, así como con otros tipos de embalajes y dimensiones; únicamente se cotiza por el espacio que ocupa la mercancía de cada cual en el camión. Esta modalidad permite ahorrar costes.
  • Carga completa: cuando se pretende llenar un contenedor completo, se emplea la carga completa. En este caso, la mercancía irá directamente a destino, por lo que el tiempo de entrega se reduce, al mismo tiempo que se incrementan los costes.
  • Transporte express: en este caso, la mercancía urgente va en modo de grupaje, pero se entrega en primer lugar, por lo que su coste es más elevado que en el caso del grupaje convencional.
  • Transporte especial: se trata del transporte de mercancías peligrosas, tanques para mercancías líquidas, transporte refrigerado, etc.

Transporte terrestre: Ventajas e inconvenientes

El transporte terrestre es el tipo de transporte más empleado en el mundo. Sobre todo, como hemos comentado, el transporte de mercancías por carretera.

Ventajas del transporte terrestre

  • Económico. A diferencia de otros medios de transporte, como el aéreo, el transporte terrestre es menos costoso y, en el caso del transporte por carretera, no necesita de infraestructuras específicas.
  • Flexible. Permite flexibilizar al máximo las recogidas y entregas, con horarios, frecuencias y otras facilidades.
  • Controlable. Cuenta con tecnología que hace posible controlar dónde se encuentra la mercancía a cada momento.
  • Seguro. Gracias a la regulación existente y a la profesionalidad de los transportistas y maquinistas, cada vez se producen menos accidentes, sobre todo cuando hablamos del transporte por carretera.
  • Accesible. Llega a puntos que no serían alcanzables para otros medios de transporte.
  • Rápido. Permite cubrir tanto cortas como amplias distancias en un tiempo más reducido que otros medios como el marítimo.
  • Versátil. Permite transportar todo tipo de mercancías (peligrosas, líquidos, productos perecederos…) y se puede combinar con otros medios de transporte para completar el proceso logístico al 100%.

Inconvenientes del transporte terrestre

  • Siniestralidad. El índice de siniestralidad es superior al de otros medios de transporte.
  • Distancia. Cubre menores distancias que otros medios como el avión y a lo largo del recorrido debe atravesar fronteras, con sus consiguientes retrasos y papeleo.
  • Contaminación. Aunque es cierto que cada vez existen mayores avances en este tipo de medios de transporte (motores eléctricos, combustión energética más allá del gasoil, vehículos autónomos, etc.), la realidad es que, a día de hoy, el transporte terrestre sigue siendo uno de los medios más contaminantes.
  • Incidencias. El tráfico es difícil de pronosticar, lo que hace que pueda haber retrasos y registrarse más incidencias a lo largo del recorrido.
  • Capacidad. La capacidad, sobre todo en el transporte por carretera, es más limitada que, por ejemplo, en el caso del transporte aéreo o marítimo.

¿En qué casos es recomendable elegir el transporte terrestre?

El transporte terrestre es muy versátil y ofrece la posibilidad de trasladar prácticamente todo tipo de mercancías, excepto las de gran tamaño.

Por tanto, se trata del medio de transporte idóneo para las siguientes mercancías:

  • Urgentes
  • Productos perecederos (alimentos, plantas, flores…)
  • Animales vivos
  • Paquetería variada
  • Productos líquidos
  • Materiales peligrosos (nitrógeno, combustible…)
  • Productos refrigerados
  • Vehículos
  • Materiales textiles y accesorios
  • Materiales para la construcción (cemento, ladrillos, cristal, granito…)
  • Materias primas minerales
  • Y un largo etcétera.

Leave a Reply

Your email address will not be published.